sábado, 26 de marzo de 2011




De cualquier forma, El la siente suya, 
deleitándose en la suavidad y calor de su cuerpo...




lacerando una piel que es suya por derecho propio...






O usando ese cuerpo que le pertenece
 desde que ella se lo entregó,
 para su satisfacción...