jueves, 17 de febrero de 2011

Gestos muy dominantes (Lo prometido es deuda...)







Con este gesto el Dominante calibra la capacidad para el placer que posee la boca de su perra. 




Comprueba sus dientes y su lengua, así como su íntima humedad, lo que ayudará a hacer más placentero su uso.




Hay que comprobar que la boca tiene suficiente capacidad para albergar el regalo que se le va a hacer a la perra para que lo lama, lo saboree y le otorgue un placer infinito a su Señor