jueves, 27 de enero de 2011

Fetichismo I







Siempre había pensado que los fetiches no iban conmigo, que yo nunca había tenido objetos (o situaciones) que me resultaran especialmente excitantes en si mismas, fuera de un ambiente o un contexto concreto.


Pues que va, debo ser fetichista y mucho, porque a cuento de que me llaman tanto la atención determinadas fotografías, determinadas posturas o determinados utensilios?




Ya lo comenté en otra entrada, pero, el estar privada del sentido de la vista por medio de una venda me produce un morbo especial, intenso y muy sensual (o quizá debería decir sexual...?).


La adrenalina se dispara y mis otros sentidos cobran protagonismo, aparte por supuesto la excitación que me produce la incertidumbre...


O sea que si soy fetichista y no solo de las vendas...