sábado, 22 de enero de 2011



Demasiado silencio.
Demasiada ausencia.
Ninguna explicación ni motivo para ello.

(3 Mayo 2.010)