martes, 15 de febrero de 2011


Hace sólo unos días hablaba aquí mismo de mis sentimientos y sensaciones al encontrar esta forma de vida, y al verme integrada en ella.


Hablaba de mis dudas en muchos momentos dificiles y no tan dificiles. Pero a pesar de ello nunca he dejado de reconocer que soy sumisa.


Ese día pensé que debía reflexionar, analizar y decidir lo que era mejor para mi.


Hoy creo, que a pesar de la evidencia de lo que soy, y de lo que seré siempre, debo mirar este mundo como una simple espectadora, alguien que observa pero no participa en la función.


Bien es cierto que no se si esta decisión será definitiva o por el contrario mi mente se iluminará mañana con una nueva ilusión.


Sea cual sea el resultado, mi alma siempre será sumisa.







2 comentarios:

Maiko 舞子 dijo...

Hay momentos en la vida que es imprescindible decidir que ruta tomar en el camino, miramos la bifurcación y ambos sentidos nos asaltan dudas, siempre diré que hay que tomar en ese mismo instante la dirección que menos nos dañe, y sé por experiencia propia, que en el nuevo caminar nos asaltará dudas, incertidumbres, preguntas, pero de algo estoy segura y es que si se consigue un mínimo de paz, estaremos en la trayectoria correcta. Descansar el corazón, volver a encontrar el alma, y recuperar fuerzas para poder seguir.
besos

Anónimo dijo...

Me identifico con tu forma de sentir..
En este mundo de sumision,para mi siempre ha sido infeliz(supongo que por mi culpa)..
Ahora pienso mirar desde la barrera y dejar de sentir...de sufrir...

un beso

nectar