viernes, 18 de febrero de 2011







En que parte del camino se pierde el alma?


En que momento de nuestra existencia caemos en la cuenta de que somos incapaces de sentir?


Creo que a todos nos llega, a unos más tarde que a otros, pero no siempre nos damos cuenta de que esa capacidad ha dejado de existir en nuestro interior. Seguimos aferrandonos a ella por costumbre, porque ni siquiera hemos notado su ausencia o por temor a reconocer que ya no está.


A veces aparece de sopetón, como una muerte inesperada, y eso nos conduce a la desesperación. Pero otras, llega después de “una larga enfermedad”, por lo que nos hemos ido acostumbrando a la idea de perderla.