sábado, 19 de febrero de 2011

Gracias por estas palabras...



"...El hecho de incumplir o desobedecer no provienen de que no sientas la sumisión, la pertenencia, de que no los vieras como muestra de entrega, en el fondo era tu forma de reaccionar ante lo que sentías. Querías mas, no mas intensidad en las cuestiones físicas, sino más complicidad y más compromiso. 

Siempre he pensado que cuando una sumisa de verdad cruza el rio y es capaz de asumir que quiere vivir así, siempre, siempre, siente la necesidad de experimentar cada día más, es una ansiedad en el buen sentido que te invade, agradable y emotiva, pero que hace que busques más y más de quien dependes. Si el compromiso, en el buen sentido entendido, no se concreta, hay vacío. Se puede pretender llenar con contactos esporádicos, pero nunca serán suficientes, porque ya se cruzó el rio.

Eres lo que eres, no son palabras, son sentimientos, es vida. 

Puedes cambiar? Si, claro. Dejar de fumar, adelgazar o engordar, ver con más relatividad determinadas cosas, pero, puedes dejar de sentir como te gusta sentir? 

Puedes dejar de sentir de la manera que ves tu alma completa y plena?

Llegará un momento en que sepas distinguir y separar a la persona de la forma de vida, al Amo de la Dominación y a cada uno le imputes sus virtudes y sus defectos. Es lógico que identifiques Amo con Dominación cuando te sientes suya, pero cuando pase más tiempo verás las diferencias.

La Dominación como forma de entender una relación es hermosa, emotiva, plena... Trasciende más allá de las personas, sus comportamientos, sus formas de entenderla condicionan lo que pase. Pero la Dominación como concepto no tiene la culpa de que yo, por ejemplo, la interprete equivocadamente o le de significados que otros no comparten.

A ti te llena esa Dominación, te da vida, solo podrás vivir sin ella hasta que llegue alguien especial. Es natural que lo dudes, hasta tienes derecho a poner en duda lo que lees, pero yo se que tu alma está marcada. Siempre te he dicho que eres una sumisa, incluso cuando tu no querías escucharlo.

La dominación exige continuidad, complicidad y compromiso, no basta con decir soy el dueño, debes serlo.

Hoy no conoces nada, pero podrás llegar a entender la sumisión y sentir con la Dominación. Siempre creemos que sabemos casi todo, pero cada día nos sorprendemos con cosas nuevas o notamos que vamos sintiendo de otra manera. El gran puzle ira completándose pieza a pieza. Las irás viendo encajar y comprenderás que no sabías tanto como creías, hablo de sentimientos, la Dominación sin sentimientos no es Dominación.

Hablo por ejemplo, de que crees que jamás seras capaz de volverte a entregar, un día sabrás que si eres capaz.

Hablo de que si conoces algo hasta un determinado nivel, comprobarás que no sabías que existía otro nivel hasta que lo sientas.

Tu no controlas lo que sientes, no eres fría y calculadora, tu mente no domina tu alma, necesitas del alma también para vivir.

Cuando piensas e imaginas las cosas que llenarían más tu alma no puedes dejar de ver eso, aunque quieras. No es el camino, no es posible decir “pues ahora no soy sumisa, no me gusta la Dominación, no ansío estar a los pies de mi dios, olerle, sentirle, disfrutar de su placer".

Saber que eres sumisa y negarte a vivirlo generara un sentimiento permanente de vacío en tu alma.

Te pueden arrebatar de golpe el collar que con tanta ilusión te ponías, te podrán arrebatar de golpe la mordaza o la fusta o la cera o las sensaciones que tenías al sentir la saliva de tu Dueño caer sobre ti, pero nadie, nadie te puede arrebatar la sumisión que habita en ti..."


Gracias AANGEL...