jueves, 12 de noviembre de 2009


El mayor tesoro de una sumisa es tener la certeza de que su Señor la siente suya.