miércoles, 3 de junio de 2009

Cadenas






Las cadenas van conmigo, pero no en mi cuerpo, el no las necesita.




Las llevo dentro atándome fuertemente a mi Dueño, sintiendo que es imposible que pueda zafarme de ellas y así lo asumo.




Dia a dia las noto más firmes, más ceñidas...




Siento su roce y eso hace que me sienta viva, que quiera superarme... en definitiva me siento cada vez más suya.




Del mismo modo que El siente ese poder sobre mi de manera más fuerte, más vinculante... eso le hace feliz, haciendo que yo, una humilde esclava me sienta la mujer más maravillosa del mundo.

1 comentario:

freebird dijo...

Asi es, pero hasta las cadenas llegan a romperse, y cuando sucede, el dolor puede ser insoportable...

Saludos.