lunes, 18 de mayo de 2009

para ti mi fiel perrita de cuatro patas




Le adora, se ve en sus ojos que no paran de mirarle a cada movimiento que percibe




Cuando le pierde de vista sus ojos empiezan una búsqueda desesperada hasta q le encuentra. Se acerca y le agradece con pasión q no la haya dejado sola.


Pero ella no sabe que aunque no le vea, siempre es observada, cuidada, protegida.



Ella no sabe que nunca será abandonada, por eso lo agradece día a día, hora a hora… como el mejor regalo que pueda recibir.



Se abandona en la protección que recibe confiando en que nunca le falte.



Si ella nota tristeza en sus ojos, ella se entristece a su vez



Si nota alegría, lo celebra…



Pero siempre le colma de caricias sinceras, amor y un abandono tal, que a veces emociona y preocupa a la vez.