domingo, 3 de junio de 2012

Pertenencia...


Mírame.
No te muevas.
Así,
que te vea bien.
Ahora,
arrodilla tu boca
hasta pronunciar mi nombre.
Olvida quién fuiste.
A partir de hoy,
debes saber
que sólo existes en mis ojos.

La mirada de Astarté - Pura Salceda


1 comentario:

laprincesa{Celta} dijo...

Uuuuuuuuuuuu que maravilla, los pelos de punta...

Un abrazo enorme a los dos, besitos.