sábado, 24 de octubre de 2009



Acercate a mi, no con tu cuerpo, sino con tu mente.


Bésame con tu sonrisa, no uses los labios.


Acariciame sin manos, utiliza tus palabras.


Poseeme... con todo tu ser.


1 comentario:

Freebird dijo...

Ya lo dijo el poeta, la posesión del ser en vida se asemeja a la incipiente creación de la vida, entendiendo por vida el devenir continuo del estado de las cosas, siempre en su justa y fiel medida...

On road, siempre!.